Los motivos más habituales para la práctica de una exodoncia son la existencia de una caries y la enfermedad periodontal, si bien también puede ser necesaria en caso de dientes retenidos, supernumerarios, anomalías de posición y situación, dientes temporales o dientes relacionados con quistes y tumores.

La exodoncia es una operación quirúrgico por el que se extrae un diente o una parte remanente del mismo que ha quedado alojada en el alveolo. La intervención se realiza bajo anestesia local y mediante una técnica sencilla y precisa que no suele revestir complicaciones, salvo la hemorragia posterior y dolor postquirúrgico, además de la muy baja posibilidad de que se presente una infección.

Actualmente la evolución registrada en aspectos como la protección antibiótica para prevenir la infección, las técnicas de anestesia, el medio y personal adecuado, etc. hacen que sean muy pocas las situaciones en que no pueda realizarse la exodoncia.

No se realizará la exodoncia en el caso de que el diente esté implicado en procesos tumorales malignos a causa del riesgo de hemorragia, mala cicatrización o crecimiento y difusión del tumor. En estos casos, la extracción siempre se hará en el bloque de la masa tumoral con los márgenes de seguridad recomendados.

Vamos a partir de la base que es de vital importancia conservar las piezas dentales puesto que en el caso de pérdida o extracción de las mismas hay que hablar de efectos negativos tanto en la estética como en la funcionalidad, aunque a día de hoy hay que destacar que existen una amplia variedad de soluciones efectivas a la hora de reponer la pérdida de un diente natural y en este sentido hay que destacar la colocación de implantes dentales como una de las opciones más recomendables.

Sin embargo y a pesar de la importancia de conservar los dientes existen una serie de situaciones en las que es recomendables proceder con un tratamiento de exodoncia como por ejemplo aquellos dientes que estén destruidos y no tengan posibilidad de reconstrucción. De esta forma y a través de una extracción evitaremos el riesgo de padecer infecciones o enfermedades relacionadas con las encías. Otras razones por las cuales la exodoncia es la mejor opción la encontramos en aquellos pacientes que presenten caries o restos radiculares, piezas dentales con fracturas o en caso de enfermedad periodontal grave. Finalmente no podemos olvidarnos de otro factor importante a la hora de llevar a cabo esta intervención y es en aquellos pacientes que deseen implantarse una prótesis.

Queda claro de esta manera que son numerosas las razones por las que es conveniente concertar cita con nuestros especialistas en exodoncia en Lugo con el objetivo de extraer un diente, siendo este un proceso rápido e indoloro que no representará la menor molestia para el paciente puesto que para llevar a cabo una exodoncia se aplica anestesia local en la zona que va a ser tratada. Una vez extraído el diente es habitual que el paciente presente molestias leves en los días posteriores y que irán remitiendo de forma natural.

2018-11-07T17:01:44+00:00

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies