El caso más habitual es después una endodoncia.  En estos casos la destrucción del diente es amplia, por una parte porque va asociado a una caries de gran tamaño que ha destruido gran parte del diente, y por otra parte, hay que añadir la que provocamos al realizar la endodoncia, ya que hemos de eliminar diente para acceder a los conductos que hemos de tratar.

En otros casos hay destrucción dental como puede ser por caries o fractura que no afecta nervio y hay que realizar también una reconstrucción.

¿Qué diferencia hay entre una obturación  y una reconstrucción?

La reconstrucción es más grande y de hecho se hace sobre dientes muy deteriorados, mientras que la obturación se usa para tapar las cavidades producidas por caries sin grandes dimensiones, es decir que mantengan la gran mayoría de la anatomía dental.

¿Qué casos deben ser reconstruidos?

En casos de dientes endodonciados lo habitual es realizar restauraciones de composite reforzadas con postes ya sean de titanio o fibra de vidrio u otros materiales. Estos postes se anclan en una de las raíces, generalmente en la más ancha, si es multirradicular, para estabilizar la reconstrucción. En ocasiones este tratamiento es suficiente para dar por terminada la reconstrucción.

En dientes no endodonciados se suele utilizar las reconstrucciones de composite o las incrustaciones, evitando las coronas a no ser que no sea estrictamente necesario ya que la eliminación de tejido dentario para la preparación de las coronas es muy amplia y podría conllevar una afectación del nervio del diente generada por el tratamiento.

¿Quieres que nuestros expertos evaluen tu caso?

Háznos una visita en nuestra consulta y nuestros especialistas estudiarán tus caso y  te propondrán una solución. Además que el dinero no suponga un problema ya que disponemos de una linea de financiación para nuestros tratamientos, puedes pagar hasta en 36 meses sin intereses (sujeto a la aprobación de la entidad financiera)

2020-05-04T11:45:26+00:00